Estar aquí

Pienso en todo lo que podría hacer pero la mirada pide quedarse donde está, nutrirse de imágenes, de caras, de relaciones, observar cómo se mueven los dedos de los pies del bebé que tienes encima.

Todo se ralentiza y parece que, por momentos, en lugar de luchar contra el tiempo, te deslizas con él como el aire fresco de una sombra en un día de verano todavía no sofocante, a la vez que escuchas música y aparece de pronto una mariposa blanca volando bajo en una calle peatonal.

 

Leer entrada completa