Naves

… aferrados a la esperanza de que el reloj de arena tiene fondo y podremos darle la vuelta en cualquier momento.

Leer lo que vino antes